Lanzamiento del Concurso “Virtudes Cívicas y Redes Sociales. Los Jóvenes como Actores de cambio”

PorOficina Anticorrupción

Lanzamiento del Concurso “Virtudes Cívicas y Redes Sociales. Los Jóvenes como Actores de cambio”

La Oficina Anticorrupción de Jujuy y la Universidad de San Andrés presentan la segunda edición del Concurso Provincial de Ensayos “Virtudes Cívicas y Redes Sociales. Los jóvenes como Actores de cambio”, que premiará con becas de estudio y viajes a estudiantes secundarios.

Luego de la exitosa respuesta obtenida por parte de la comunidad educativa en el año 2018, la Oficina Anticorrupción local y la prestigiosa entidad académica impulsan una nueva edición de este certamen dirigido a estudiantes de los dos últimos años del nivel secundario. El objetivo es fomentar la participación ciudadana de los jóvenes jujeños, así como su compromiso con la región a la que pertenecen.

Los alumnos destacados serán premiados con un viaje a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a fin de recorrer los principales organismos del Estado Nacional, y recibirán una beca del 20 por ciento para cursar una de las carreras que ofrece la Universidad de San Andrés.

La concientización de la ciudadanía y la promoción de valores cívicos constituyen una pieza fundamental para fortalecer la vida democrática, donde los jóvenes pueden constituirse en principales agentes de cambio en los numerosos desafíos públicos pendientes. Promover el pensamiento crítico ante lo que se difunde en redes sociales, sostener un enfoque propositivo y un llamado a la acción para fortalecer las virtudes cívicas son los principales objetivos de este concurso.

Cabe destacar que fueron ganadores de la competencia 2018 Ariadna Fleming Flores, de la Escuela Normal “Juan Ignacio Gorriti” de ciudad capital, y Mauricio Castro Andrés, de la Escuela de Comercio “Dr. José Ingenieros” de San Pedro de Jujuy.

Lanzamiento

El jueves 03 de octubre, 11 a.m., en el Salón de Actos de la Escuela Normal “Juan Ignacio Gorriti” de la ciudad capital, los profesores de la Universidad de San Andrés, Florencia Saulino y Martín Farrell, encabezarán el lanzamiento del Concurso de Ensayos y abordarán algunos de los ejes de la problemática en cuestión. Participarán los ganadores del certamen anterior.

Bases del concurso

Los estudiantes interesados deben elaborar un Ensayo que incluya un análisis y una propuesta sobre el uso de las redes sociales en la vida democrática actual, incorporando el abordaje y definición de valores cívicos.

Los jóvenes podrán participar de manera individual o por equipos de hasta 3 alumnos, pertenecientes a los dos últimos años de educación secundaria de instituciones públicas y/o privadas de toda la provincia de Jujuy.

Sobre el formato exigido, el ensayo deberá contar con una extensión máxima de 3000 palabras; letra Times New Roman tamaño 12; hoja A4; texto justificado con interlineado 1,5.

Se valorará el uso de un sistema coherente de citas, así como la presentación de construcciones gráficas (memes, fotografías, infografías u otros diseños sencillos) sobre la temática del concurso, que serán difundidas a través de las redes sociales de la Oficina Anticorrupción de Jujuy.

Los trabajos deben enviarse al e-mail: oficinaanticorrupcion@jujuy.gob.ar

El concurso inicia el 3 de octubre, mientras que la recepción de ensayos culminará el 13 de noviembre de 2019, a horas 12. Los resultados se conocerán el día 3 de diciembre de 2019.

Por mayor información, se encuentra disponible la web de la Oficina Anticorrupción de Jujuy, las instalaciones de Avenida 19 de Abril 1125 y teléfono 388 4229071, de 8 a 17 horas.

Temas a considerar en el aula

Para que las personas se gobiernen a sí mismas necesitan contar con información necesaria para la toma de decisiones, además de disponer de mecanismos para transmitirla a otros. Actualmente, las plataformas digitales y redes sociales representan herramientas de trascendencia a estos efectos, imponiendo, sin embargo, importantes desafíos.

Ante estos nuevos escenarios, virtudes como solidaridad, responsabilidad, respeto, humildad, justicia, igualdad y cooperación, parecen imprescindibles a fin de determinar la manera en que las plataformas de redes sociales puedan articularse satisfactoriamente fortaleciendo la democracia.

Para ello parece necesario dar atención a fenómenos como los de la “polarización grupal”, el “efecto cascada”, las “fake news”, entre otros, a fin de establecer las condiciones para distinguir entre la verdad y la falsedad, es decir, determinar cuándo se están manipulando nuestra cotidianeidad y con ello los procesos democráticos.

Polarización Grupal

Las plataformas sociales crean burbujas de información y opiniones unilaterales. Nos van uniendo a quienes tienen ideas afines a las nuestras, moviéndonos previsiblemente hacia un grupo más extremo en la dirección indicada por nuestras tendencias previas a la deliberación amplia. Nos trasladamos hacia un polo que disminuye las posibilidades de discrepancia, desdibujándose las diferencias individuales.

La generación de opiniones polarizadas disminuye las oportunidades para un discurso plural, desinhibido y abierto. Si bien hay quienes sostienen que nuestro cerebro está “programado” para la polarización, lo único cierto estas condiciones hacen difícil “dialogar” a través de las redes sociales, disminuyendo las posibilidades de éstas como mecanismos aptos para afianzar valores democráticos.

¿Cómo conversar con personas de otro espectro político, de otras convicciones e ideas? ¿Cómo pensar en redes sociales heterogéneas para promover una mayor tolerancia?

Efecto Cascada

El mensaje se refuerza en cuanto más gente lo recibe, pudiendo llegarse a circunstancias en que resulta difícil determinar o cuestionar su veracidad. Se sostiene que la redes sociales producen “cascadas de disponibilidad”, es decir situaciones en donde mientras más vemos cierta idea repetirse y discutirse por gente y medios, más la validamos como cierta, pese a que no tengamos contextos y evidencia para comprobarla.

Vivir en un capullo de información hará que creamos muchas cosas que en realidad son falsas, perdiendo la posibilidad de aprender innumerables cosas verdaderas. ¿Esto es bueno para la democracia?

La espiral del silencio

Mediante las respuestas que recibimos en las publicaciones, fotos, videos, enlaces, etc. modificamos nuestra conducta con el fin de agrupar al mayor número de personas posibles que corroboren nuestra actitud. Un “me gusta” nos dice que lo que hacemos “está bien”. Las redes sociales pueden someternos a un espiral del silencio, es decir, situaciones que por temor al aislamiento o desaprobación provocan situaciones de autocensura solo a fin de sentirnos integrados a la sociedad.

Facebook, Instagram o Twitter lucen como mecanismos que nos permiten entender más fácilmente lo que otras personas opinan de nosotros. Incluso, las redes sociales nos ofrecen estadísticas sobre las publicaciones que han tenido más éxito para observar qué es aquello que motiva más a la gente. Ahora bien, la aprobación social y este sistema que nos guía ¿limita nuestras opciones y acciones?

Fake News (Noticias falsas)

La proliferación de medios digitales facilita la circulación de versiones y noticias verosímiles que no siempre son verdaderas o constituyen deformaciones de la realidad, que contribuyen a la formación de opiniones y rumores o refuerzan prejuicios.

Los más propensos a las noticias falsas pueden ser los más fanatizados, que suelen difundir las noticias que les dan la razón, aunque no necesariamente estén convencidos de su veracidad.

Las campañas de Fake News en algunos casos se unieron al uso indiscriminado de bots (cuentas automatizadas) para generar falsas tendencias o ataques a usuarios de redes sociales.

Fenómeno Cyborg

Con cuentas falsas o modificadas, denominadas cyborg, hay quienes se dedican a crear y distribuir miles de mensajes en pocos minutos, inundando las redes sociales. Suelen unirse a los llamados “trolls” para crear reacciones manipuladas en las personas y hasta originar situaciones de caos, que son utilizadas a favor de determinados intereses.

Las “campañas contaminantes” son un negocio para quienes se dedican a distorsionar la realidad, utilizando simplemente personas y equipos conectados, celulares y electricidad.